Descanso

Parecía imposible, pero no lo fue.

El sábado estuve trabajando en casa hasta altas horas, es decir que me fui a dormir hasta que era ya domingo, 3 de la mañana.

Como sea, pude dormir hasta las once de la mañana el domingo. Estuvimos un rato Yaretzi, mi esposa y yo viendo tele, poniendo música, hasta aprovechamos para lavar ropa y trastes. Cuando llegó la hora de la comida -a eso de las 3 de la tarde- estuvimos dándonos una buena dosis de zapping por la tv abierta -la única que tenemos- y como no había nada bueno por ver, mejor nos fuimos a dormir todos... una riquísima siesta que fue de las 4 a las 7 de la tarde.

Así que, por fin después de varios meses, pude y pudimos estar como osos cavernarios a punto de hibernar, en casa, y perdiendo el tiempo a conciencia.

La dicha inicua de perder el tiempo es una de las pocas dichas que aún nos quedan.


Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.

Comentarios

Sender Eleven ha dicho que…
"hasta aprovechamos para lavar ropa y trastes" Sutilmente mandilon.
Francisco Arriaga ha dicho que…
nope estimado Sender:

COMPLETAMENTE MANDILÓN.

eso ni me da vergüenza ni me quita el sueño, por demás, lo he podido verificar por mi propia cuenta:

matrimonio donde manda la mujer, reina la felicidad...
Sender Eleven ha dicho que…
Aparte orgulloso, que verguenza para el sindicato de hombres bien hombres.
Francisco Arriaga ha dicho que…
Estimado Sender:

recuerde que los extremos se tocan...

o no me diga que no ha escuchado aquel chistecillo del maestro Polo Polo donde un general pide que al cabo que hasta le ponga grava... porque es bien hombre, según.
Jesus Olague ha dicho que…
Je yo ayer me la pasé literalmente "echado", como vaca, lo bueno es que a mí no me tocó lavar trastes ni ropa