Descripción de los Cátaros o «Albigenses»

Primero deberá saberse que los herejes sostenían que hay dos Creadores; v. gr.: uno de cosas invisibles, a quien ellos llamaron «el Dios benévolo», y otro de cosas visibles, a quien ellos denominaron «el Dios malévolo.» El Nuevo Testamento lo atribuyeron al Dios benévolo; pero el Antiguo Testamento al Dios malévolo, y lo rechazaron enteramente, salvo ciertas autoridades que se insertaron en el nuevo testamento del antiguo; que, por reverencia al Nuevo Testamento, ellos estimaron dignos de ser recibidas. Acusaron al autor del antiguo testamento de mentir, porque el Creador dijo: «En el día que comiereis del árbol del conocimiento del bien y el mal, moriréis»; cuando -según dicen ellos- después que comieron no murieron, cuando, de hecho, después de comer el fruto prohibido fueron sujetos a la miseria de la muerte. También le acusan de homicida, porque Él quemó a Sodoma y Gomorra, y destruyó el mundo con las aguas del diluvio, al igual que ahogó a Faraón y a los egipcios en el mar. Afirmaron también que todos los padres del Antiguo Testamento fueron condenados; que Juan el Bautista era uno de los demonios más grandes. Además dijeron, en su doctrina secreta -in secreto suo-, que el Cristo que nació en la Belén visible y terrestre, y crucificado en Jerusalén, era un hombre malo, y que María Magdalena eran su concubina; y que ella era la mujer sorprendida en adulterio, de quien leemos en el Evangelio. Porque el Cristo bueno, según decían ellos, nunca comió, ni bebió, ni tomó sobre él carne verdadera, ni estuvo jamás en este mundo, salvo espiritualmente en el cuerpo de Pablo...

Dijeron que casi toda la Iglesia de Roma es una guarida de ladrones; y que es la ramera de quien leemos en el Apocalipsis. Anularon luego los sacramentos de la Iglesia, al punto de enseñar públicamente que el agua del Bautismo santo es igual que el agua de río, y que la hostia del cuerpo santísimo de Cristo no difiere del pan común; inculcando en los oídos de los simples esta blasfemia, que el cuerpo de Cristo, aunque hubiese sido tan grande como los Alpes, habría sido consumido y aniquilado hace tiempo ya por los que lo habían comido. La confirmación y la confesión, ellos las consideraron como enteramente vanas y frívolas. Predicaron que el santo matrimonio es postizo, y que ninguno podría ser salvo a través del mismo, si llegan a engendrar niños. Negando también la resurrección de la carne, inventaron nociones nunca antes escuchadas, diciendo que nuestras almas son aquellas de los espíritus angélicos que habiendo sido echados del cielo por la apostasía del orgullo, dejaron sus cuerpos glorificados en el aire; y que estas mismas almas, después de haber habitado sucesivamente en siete cuerpos terrenales, de un tipo u otro, cumplen su penitencia a plenitud y regresan a los cuerpos que habían desertado.

También debe saberse que algunos de entre los herejes se denominaron a sí mismos «perfectos» u «hombres buenos»; y otros herejes se llamaron «creyentes». Los llamados «perfectos» usan vestiduras negras, pretendiendo falsamente guardar la castidad, aborrecían el comer carne, huevos y queso, y daban apariencia de no ser mentirosos, cuando ellos continuamente mentían, principalmente respecto a Dios. También dijeron que por ningún motivo se debía jurar.

Aquellos de entre los herejes que se llamaban «creyentes», quienes vivían según la manera del mundo, y que, aunque no lograron imitar la vida de los perfectos, no obstante esperaban ser salvos en su fe; y, aunque difirieron en cuanto a su modo de vida, ellos eran uno con aquellos en sus creencias y en su incredulidad. Los llamados «creyentes» de entre los herejes fueron dados a la usura, la rapiña, el homicidio, la lujuria, el perjurio y todo vicio; y ellos, de hecho, pecaban con más seguridad, y sin freno, porque creían que sin restitución, confesión y penitencia, podían ser salvos, si tan solo, estando al borde de la muerte, decían un Padre Nuestro, y recibían la imposición de manos de los maestros.

En cuanto a los herejes perfectos, sin embargo, tuvieron una magistratura a quienes llamaron Diáconos y Obispos, sin la imposición de cuyas manos, al momento de su muerte, ninguno de los creyentes creyó que podía ser salvo; pero si imponían las manos sobre algún hombre agonizante, por malvado que fuera, con tan solo decir un Padre Nuestro, ellos lo consideraban salvo, que sin ninguna otra satisfacción, y sin cualquier otra ayuda, él inmediatamente volaría al cielo.

Anales de Raynaldus, trad. S. R. Maitland, Historia de los Albigenses y Valdenses, Londres, 1832, pp. 392-394.


Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.

Comentarios

Ahora Que Hice ha dicho que…
pablo era el que se quería tronar a jesus y que luego se volvío jefe de campaña o algo así?
Sender Eleven ha dicho que…
¿Y Juanito donde queda aqui?

¿El dios benevolo es el que se enoja si no lo adoran?
Francisco Arriaga ha dicho que…
Jesús: ése mero!

Sender: cuál Juanito? El que le ganó al Peje. Sería también Pablo, que se ganó el puesto y se lo dijo a fin de cuentas a Pedrito.

Y ese dios benévolo es el que dices, Sender: por la buena es bien bueno, pero por la mala es más malo y feo que una foto de Elba Esther Gordillo sin editar!
Ahora Que Hice ha dicho que…
a cual jesus le respondes?
Francisco Arriaga ha dicho que…
Tá güeno, Mario, disculpas por cambiarte el nombre...

:'-(
Ahora Que Hice ha dicho que…
yo nomás preguntaba, qué tal si era un cuate muy famoso que estaba atrás de mí cuando andaba de visita por acá y no lo ví.
Francisco Arriaga ha dicho que…
no la verdad es que pensé que chuy olaguinoso se estaba dando la vuelta por acá mientras tiene su blóg en mantenimiento... por eso me fui con la finta.

en fin, quién les manda tener blogs que casi se llaman igual.

X-D